Bomberos mexicanos, héroes sin escudo