Sanguijuelas curadoras. Un nuevo método médico que se aplica para tratar de mejorar la salud de órganos.

Sanguijuelas, una nueva forma de curar órganos

En el laboratorio del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Alejandro Oceguera dedica su tiempo a la investigación de las sanguijuelas desde hace más de diez años. Durante este tiempo, ha observado las propiedades que estos gusanos aportan a la medicina, las cuales son de gran ayuda en el trasplante y la reconstrucción de algunas partes del cuerpo, como dedos, orejas y nariz.

El investigador comenta que las sanguijuelas son utilizadas al momento de reinsertar algún órgano.

"Es muy sencillo que los médicos puedan hacer suturas en las arterias, porque son más grandes y es relativamente sencillo hacerlo. Para suturar las venas es mucho más complicado, entonces, en estos casos, se ponen las sanguijuelas, y con el tiempo hace que la sangre no se coagule".

Alejandro Oceguera, investigador del Instituto Biología de la UNAM

El proceso para implementar la hirudoterapia o terapia con sanguijuelas consiste en colocar al gusano en la zona afectada. Con sus tres mandíbulas y cientos de dientes en su interior, comienzan a succionar durante un lapso aproximado de 10 a 20  minutos.

Las propiedades anestésicas de la saliva del gusano curativo pueden eliminar los coágulos de sangre. Una vez terminada su labor, las mismas sanguijuelas se despegan solas.

"Creo que hay una cantidad de proteínas muy importante en la saliva de las sanguijuelas que podrían resolver ese tipo de problemas".

Alejandro Oceguera, investigador del Instituto Biología de la UNAM

En la hirudoterapia, se deja sin comer por un lapso de seis a nueve meses al gusano para que, al momento de utilizarlo en un paciente, realicen su "trabajo" y se adhieran a la parte del cuerpo en la que son requeridas. Al hacerlo, aumentan su tamaño entre cinco y 10 veces su peso.

"La sanguijuela de México tiene una propiedad que es muy interesante, que puede deshacer coágulos, la saliva de las otras sanguijuelas evita que se formen coágulos".

Alejandro Oceguera, investigador del Instituto Biología de la UNAM

Las sanguijuelas se dividen en dos principales grupos, dependiendo de su forma de succión:

"Hay un tipo de sanguijuela que tiene una especie de popote que sacan de la boca, lo insertan en el tejido de sus presas y así pueden succionar la sangre. El otro tipo de sanguijuelas tiene tres mandíbulas, que cada una tiene alrededor de cien pequeños dientes; estas mandíbulas las mueven rítmicamente, con eso desgarran el tejido y pueden succionar la sangre".

En el planeta existen entre 700 y 800 especies de sanguijuelas, pero solamente veinticinco son las recomendadas para su uso medicinal.

Actualmente, son una herramienta que se utiliza en la medicina reconstructiva

México Reportajes especiales Uno TV